blog protegido

arrib.

sábado, 21 de mayo de 2011

aquí/allá

Qué tiempo cabe en la huida
despojada de la luz primera
cuando surgía en llanto y vos gritabas


la vida
era un cono de sombras
abriéndose


y no sabía


y no sabías.


__________




Siempre hubo espacio 
en la nave


no quisiste subir

tal vez
consideraste débil la estructura
borroso el nombre
poco segura la ruta


no sabes


siempre 
dejé una luz en la proa.


__________



Era verdad
estos pájaros desnudos y jadeantes
mirándonos


pupilas huecas esperando
que me separe de vos
que ceda
que te entregue    sin pactos
sin batallas


cuánto tardaré

unas horas
días
el brevísimo lapso del sueño
dominando mi frente


mientras escribo llegan
se abalanzan sobre tu corazón decapitado


y te abandono
entre lágrimas y abrazos
negados siempre


de barro soy y seré y fuiste
efímeras huellas
en este laberinto preparado.

__________


M.M.Vendramini.-

7 comentarios:

Eris dijo...

“se abalanzan sobre tu corazón decapitado”
Así… así me vienen tus versos al encuentro, abalanzados, apresurados para construir dulcemente una cura que cicatrice el dolor y maldiga los daños.

Bendita adicción tus versos y este cariño en ida y vuelta infinita.

Besos.

Pluma Roja dijo...

Tres bien logrados poemas, completitos. Profundos y bien definidos. ¡Felicitaciones!

Dejo un fuerte abrazo y un gran beso.

Hasta pronto querida Merce.

Ruben dijo...

Es precioso, es magnífico comenzar mi día leyendo algo bonito, muchas gracias por regalarnos tan bellas palabras.

medianoche dijo...

Sorprende cuando hay entrega y desilusión.
Esa luz en la proa como no verla, espejaba en el alma.
La tristeza la conocemos desde siempre, hermosísimos los tres, siempre es un placer leerte, gracias.

Besos

Laura dijo...

Muy bueno, estoy sorprendida y encantada. un abrazo Mercedes

Mercedes Vendramini dijo...

Gracias Laura! una alegría enorme encontrarte aquí!!!

Abrazos para vos también!

Tuky dijo...

me encanta la música que le siento a estos versos:

"la vida
era un cono de sombras
abriéndose"

un placer leerte
Besos