blog protegido

arrib.

viernes, 17 de junio de 2011

Enrique Campos - Espinas .-

Fábula de un niño


Los amaneceres prometedores se vivían con el mismo silencio
que esas tardes frescas. Durante las noches, la ausencia del sol
era disimulada por una cantidad de estrellas que hacían imposible 
conciliar el sueño.


Insomne, dibujó el mundo sobre sus rodillas apretadas,. los
caminos, los puentes, los bosques, todo estaba detallado en ese mapa.


Los frutos que esperaban brillantes sobre los árboles comenzaron 
a caerse solos. El cielo se cubrió con las nubes de la podredumbre
y todo se mezcló sin quererlo.


Él, dormido, desapareció adentro. Nadie supo nunca de ese mundo
creado en soledad. Pequeños sonajeros lo recuerdan en los templos,
mientras se repite la noticia de su fracaso.


__________


Sábado


Recuerdo haber paseado bajo las arterias de un mundo.


Recuerdo cómo su color oscuro  repartía por todo ese cielo
verde, el aire y el agua que mantenían un resplandor exagerado.


Siento aún los colores que caían sobre mí mientras cerraba los
ojos.


Exhausto de tantos estímulos me recostaba incompleto soñando
con pájaros verdes y árboles voladores.


__________


La inteligencia de las flores


Corren por entre plantas que mostrarán las flores y sus nombres.
En hileras están contentas y bailan como si hubiera viento.


Se tocan con las puntas de los dedos entre las hojas, se rozan
cuando se encuentran en esa tarde de risas y juegos.


Hay sin embargo un espacio, un vacío impenetrable entre los
cuerpos. Pese al encanto no logran colmar las ganas de quererse.


Ruedan por el pasto abrazadas. Los colores forman un sólo espíritu.


La penitencia y la ironía de tener cuerpos cubiertos de espinas.

__________


Enrique Campos - Buenos Aires 1982.-
Poemass inéditos- Tomados de: Revista "El BanQuete", Año XII - Nº 9 -
diciembre de 2009.-

6 comentarios:

Pluma Roja dijo...

"creado en soledad. Pequeños sonajeros lo recuerdan en los templos,
mientras se repite la noticia de su fracaso".


"La penitencia y la ironía de tener cuerpos cubiertos de espinas"

En sus cierres se esconde la esencia de sus poemas. Muy bien logrados los tres.

Como siempre una buena elección la que haces además de darnos a conocer a poetas argentinos. Que dicho sea de paso Argentina tiene muy buenos poetas.

Besos querida Merce.

medianoche dijo...

Los sonajeros lo recuerdan en sus templos, quizás el niño creció pero su espíritu siguió buscando esos estados, donde el día y la noche se funden en un mundo a su semejanza, precioso.

Regreso luego para leer los que siguen

Besos

Ruben dijo...

No conocía a Enrique Campos, aunque tampoco soy lector experto en poemas.

Mercedes Vendramini dijo...

Rubén, Enrique Campos es un joven poeta argentino. Me gusta mucho su estilo y creo que tiene un gran futuro.
Mil gracias por pasar! aunque dices no ser experto en poesía, tu visita es siempre grata.

Tuky dijo...

Me gustó mucho "Sábado" un gusto llegar a tu blog.

Un abrazo

medianoche dijo...

El recuerdo es parte de la imaginación del poeta, hermosas letras.

Que grande y sabio, poder sentir el murmullo de las flores en sus juegos, en sus cantos, todo es maravilloso, me encanto, gracias.

Besos