blog protegido

arrib.

jueves, 14 de julio de 2011

Partes del orden.-

Al helio del sol que irradia maná.
A la voluntad de los campos magnéticos.
A las costumbres del azar.
A la complejidad de este camino
que no llevaba a los lugares esperados.


                   ***


por más que me rebele,
(Rebelarse es cambiar de amo.)
Como la arena, como el viento, como el helio,
obedezco.
Estoy hecho de obediencia.


                    ***


A esa catedral efímera,
el orden dentro de la chispa.
a las necesidades inhumanas
que construyen el dodecaedro.
A las rosas de la carne.
A las paredes intangibles
de la prisión en que soy libre.
A esa sombra que no me deja responder
de qué le sirvió el verano
al ruiseñor en la nieve.


                     ***


Como el pentágono, extiendo mis medidas
en este espacio numerable.
Como el agua, obedezco a este declive
de milésimos de segundo.
Como el árbol, que no conoce el tiempo ni el espacio,
obedezco a mi ignorancia.


                     ***


A la necesidad irracional de comprender
por qué soy como soy.

                     ***

Andrés cabeza - Córdoba 1971-
"Geometría" Córdoba 2006 -
Alción Editora.-

6 comentarios:

mariarosa dijo...

Es así, no somos libres. siempre algo nos sujeta, nos impide, tal vez, nosotros mismos.
mariarosa

Claudio Ariño dijo...

Poema de enorme belleza, me encantó leerlo.

Mercedes Vendramini dijo...

Gracias a los dos!

Pluma Roja dijo...

Lo repito, Argentina tiene grandes poetas. A la prueba me remito. Bello poema este que nos compartes. ¡Felicitaciones!

un fuerte abrazo.

medianoche dijo...

Somos esto que nos atrapa, podríamos ser muchas veces lo que no somos, o viceversa; es un poema bellísimo, tampoco conozco al autor tratare de buscarlo en internet.

Disculpa en estos días mi salud me tenía aprisionada en mi silencio, gracias por visitarme.

Besos

Laura dijo...

Impresionante!, me encantó.